Alcohol

El consumo abusivo de alcohol puede derivar en adicción y es el factor de riesgo modificable que más enfermedades genera. Pero, además de problemas en el sistema digestivo y en el circulatorio (que afectan sobre todo al hígado, corazón, hipertensión...), su consumo está asociado a accidentes de circulación vial y comportamientos lesivos, como pueden ser peleas, maltrato de género, agresiones y accidentes laborales, entre otros.

Así afecta el consumo nocivo de alcohol a tu organismo

Aclarando conceptos

No todos los consumos son problemáticos. En líneas generales, te puedes plantear si en las ocasiones que consumes te sucede alguno de los siguientes hechos:

  1. A veces consumo más alcohol o durante más tiempo de lo que había previsto ("con frecuencia me lío porque se me escapa de las manos").
  2. Lo he intentado dejar o he tratado de beber menos y, al final, siempre vuelvo.
  3. Tengo, a veces, ansia o deseo de beber alcohol.
  4. Soy consciente de que bebo aunque sé que me influye en el trabajo, salud, físicamente o en mis relaciones con los/las demás.
  5. Noto que cada vez necesito beber cantidades mayores de alcohol para lograr el mismo efecto.
  6. Sigo bebiendo a pesar de que no me sienta bien.

Si has respondido con un a alguna de las cuestiones, valora que podría haber un problema asociado al consumo. Es el momento de reducir o de pedir información. Si tienes dudas, llámanos al 981 293 000 y contacta con UTACA, estaremos encantados/as de ayudarte.

Distintas formas de presentarse el problema

Los problemas asociados al consumo de alcohol tienen varias maneras de presentarse:

  • Bebo a diario, a lo mejor no me embriago, pero noto que poco a poco me va apeteciendo y voy necesitando beber más. Probablemente mis analíticas comiencen a dar señales de que mi cuerpo empieza a notar que el consumo que hago es excesivo.
  • No bebo a diario, el alcohol no interfiere en mi vida, pero, algunos días bebo y me cuesta parar. Esos días me cambia el carácter y me meto en problemas con la familia, amistades, con la autoridad, cojo el coche, etc. Es frecuente que al día siguiente tenga lagunas sobre lo sucedido en el episodio.
  • Cuando tengo problemas me cuesta enfrentarlos y consumir alcohol me ayuda a estar más relajado/a, a dormir, a desconectar. Lo uso como "quita penas".

Si te ves en alguno de estos casos, o tienes alguien próximo a ti que lo esté, deberías ponerte manos al asunto y evitar que esto vaya a mayores y aparezcan graves problemas familiares, laborales, legales, o de otra naturaleza. Buscaremos una solución contigo. Llámanos al 981 293 000.

Datos significativos

A continuación, vamos a mostrarte unos datos obtenidos por el Ministerio de Sanidad en sus encuestas bianuales de población general española, ESTUDES Y EDADES.

En la reciente encuesta ESTUDES 2018/2019 se observa que la edad de inicio del consumo se mantiene en los 14 con una prevalencia muy elevada. Entre quienes han consumido alcohol en los  últimos 30 días, la mayoría (73%) lo ha hecho por diversión, el segundo motivo con mayor importancia es la sensación que les aporta beber alcohol (42%) y, en tercer lugar (26%), dicen que beben porque les ayuda cuando están tristes o les ayuda a ligar.

Se mantiene el cambio en las pautas de consumo que van variando hacia maneras de beber que buscan el efecto droga (Consumo de Atracón o Binge Drinking).

Beben grandes cantidades de alcohol en poco tiempo en busca de un efecto de embriaguez. Esta modalidad de consumo aumenta especialmente entre la población femenina de 14 a 18 años (en torno a un 10% más en los últimos 4 años) .

El fenómeno del botellón también va en aumento. Entre el alumnado de 14 años, más de la mitad de quienes hicieron botellón en los últimos 12 meses han sufrido una intoxicación etílica aguda en este periodo (51,3%).

Existen otros datos presentados recientemente en la Encuesta EDADES 2017-2018 respecto al consumo de alcohol en población general de edades incluidas entre los 15 y 64 años que te pueden interesar.